Homenaje

No veo fotos, ni tampoco tengo ninguna enmarcada en casa. Tu imagen se va difuminado poco a poco en mi memoria, pero curiosamente no me importa gran cosa, y es que te siento dentro hasta el punto de sentir un dolor insoportable en cuanto bajo un poco la guardia. Sé que siempre serás parte de mí, tu espíritu nunca se borrará, y para eso no necesito recordatorios ni homenajes. ¿Habrá un homenaje mayor que el del dolor perenne y la ofrenda de mi vida unida para siempre a la tuya?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi Eurídice (2)

Felicidades eternas